MEJORA TU SALUD CON EJERCICIOS DE KEGEL


A continuación daremos alguna información sobre los Ejercicios de Kegel, los mismos que fueron diseñados por el ginecólogo estadounidense Arnold Kegel en la década de los 40 con el fin de fortalecer la musculatura del suelo pélvico y mejorar los problemas de incontinencia urinaria de sus pacientes.

 

 

Los ejercicios de Kegel persiguen recuperar la fortaleza muscular del suelo pélvico , y son recomendados por matronas y ginecólogos especialmente para mujeres embarazadas, para las que necesitan recuperar el tono muscular después del parto, para las que sufren de incontinencia urinaria y para las que sufren disfunciones sexuales. 

 

Los ejercicios pueden realizarse en cualquier momento y lugar. Mucha gente prefiere hacerlos acostado o sentado en una silla. Tras un plazo de 4 a 6 semanas se debe advertir una mejoría, pero en algún caso pueden transcurrir hasta 3 meses para notar cambios. Cuanto más se practique más eficaces son los ejercicios en los músculos.

 

Durante la ejecución de los ejercicios no deben sentir molestias ni en el abdomen ni en la espalda: si esto sucede es que se están realizando de forma incorrecta. Hay quien contiene la respiración o aprieta el tórax mientras contrae los músculos del piso pélvico; esto no es recomendable, lo correcto es que se relaje y se concentre en  los músculos del piso pélvico.

 

 

Principiantes

 

Vaciar la vejiga.

Contraer los músculos de la vagina durante tres segundos y relajar. Repetir 10 veces.

Contraer y relajar lo más rápido que se pueda. Repetir 25 veces.

 

Imaginar que se sujeta algo con la vagina, mantener esta posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.

 

Imaginar que se lanza un objeto con la vagina, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.

 

Imaginar que se acaricia un objeto con la vagina como una madre a un niño, mantener la posición durante 3 segundos y relajar. Repetir 10 veces.

 

Estos ejercicios hay que realizarlos tres veces al día.

 

 


Iniciadas

 

  • Tumbarse en el suelo con las rodillas dobladas y las plantas de los pies cara a cara.
  • Mantener los músculos del estómago y de la vagina en posición relajada.
  •  Imaginar las paredes interiores de la vagina e intentar acercarlas contrayendo los músculos (no se deben flexionar los músculos del estómago ni presionar los glúteos.Seguir dos veces más.
  • Contraer lentamente contando hasta diez.
  • Mantener los músculos contraídos con la vagina cerrada contando hasta veinte.
  • Relajar contando hasta diez y volver a empezar.
  • El ejercicio debe hacerse durante diez minutos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0