CUIDADO CON EL CONSUMISMO INFANTIL


El consumismo en los niños de hoy es tan natural como el deseo de los padres por cumplir toda su voluntad. A nuestro alrededor hay toda una industria de consumo que está dispuesta a no perder ninguna oportunidad de ganar más dinero. Es por eso que mucha explotación de los días festivos, viendo en los medios de comunicación demasiada publicidad sobre el tema.

 

 

Para los pequeños, esos días festivos (navidades, día del niño, etc) no son más que un día de fiesta donde tienen obtenien regalos, que podría ser el juguete de última generación que vio en la televisión, ipads, teléfonos celulares, entre otros. Pero está claro que los niños no tienen la culpa de este tipo de comportamiento, ya que esto está mucho más relacionado con el comportamiento de los padres y el resto de las personas que están alrededor del niño, y se convierten en los puntos de referencia que tienen a diario.

 

Por ello, surge la preocupación de que se está formando una generación consumista, cuando  esta generación ya existe, ya que a menudo son los mismos padres los que piensan que la única manera de alcanzar la felicidad para sus hijos es la compra de bienes materiales. Y cuando los niños se dan cuenta de que quieren más y más, terminan por causar una gran frustración en algunas familias, ya que la mayoría de los pequeños terminan haciendo demandas que van más allá del presupuesto familiar.

 

 

Es importante que los padres comiencen a enfrentar este tipo de problema que pueda surgir durante toda la vida del menor de edad. Eso es debido a que muchos de ellos no quieren decepcionar a los niños, pero es importante saber que la frustración es parte de la vida y, a menudo,  proteger a este niño no es más que para hacerlo débil en relación a lo que va a vivir, y que siempre terminará pasando mientras los padres siguen este ciclo que simplemente creen que la felicidad viene de algo material.

 

 

 

Por lo tanto, es crucial que los padres enseñen a su hijos que la felicidad y la satisfacción no sólo están en los bienes materiales, pero sí en el calor del hogar, el afecto, el amor, el compañerismo, la amistad, entre otros  etc. Esto no significa que los padres deben dejar de comprar regalos para los niños, pero es importante enseñar al niño el valor que estos regalos tienen, pero que estos no son el centro de su vida, y que hay cosas más importantes.

Escribir comentario

Comentarios: 0