EFECTOS DEL ALCOHOL EN EL ORGANISMO


Tomar una copita eventual no hace daño a nadie, pero exagerar y tomar cantidades industriales, son sumamente nocivas para la salud. A continuación informamos sobre los efectos que tiene el consumo de alcohol en nuestro organismo:

 

Acción sobre el estómago.

 

 

La acción del alcohol en el estómago es extremadamente peligrosa, ya que el cuerpo se vuelve incapaz de producir fluido digestivo de manera natural en cantidad suficiente, a la vez que perjudica la capacidad de absorber el alimento, impidiendo una buena digestión. Producto de ello, se genera la dispepsia (que es un transtorno de la digestión que aparece después de las comidas, cuyos síntomas son nauseas, pesadez  y dolor de estómago, ardor y flatulencia). Como consecuencia de todo ello, la persona afectada tiene una aversión a la comida y una urgencia por tomar más bebidas. 

 

 

¿Cómo se ve afectado el hígado?

 

A consecuencia del consumo de alcohol, el organismo sufre un fuerte deterioro que a menudo, son de carácter fatal. Normalmente, es el hígado el que sufre más daño, debido a que su función es contener las sustancias activas en sus partes celulares. El hígado es el órgano sólido más grande del cuerpo humano e interviene en 3 funciones muy importantes para el organismo: la depuración, la síntesis y el almacenamiento. Cuando el cuerpo ha sufrido envenamiento, se analiza el hígado como si fuese el almacén central de la materia extraña. Lo mismo sucede con el alcohol, ya que el hígado de un alcohólico nunca está libre de la influencia de alcohol y con demasiada frecuencia está saturado del mismo, por lo que estas sustancias afectan significativamente al mismo

 

¿Cómo se deterioran los riñones.

 

 

Los riñones también sufren debido al consumo excesivo de alcohol. Los vasos de los riñones pierden elasticidad y poder de contracción.  La albúmina de la sangre pasa fácilmente a través de sus membranas. 

 

La congestión de los pulmones.

 

El alcohol afecta los vasos de los pulmones con facilidad, ya que están más expuestos a las fluctuaciones de calor y frío.  Durante las temporadas invernales severas, los pulmones de un alcohólico se ven seriamente afectados.

 

El alcohol debilita el corazón.

 

La estructura muscular del corazón se ve afectada por el consumo desmedido de alcohol, ya que sus funciones fundamentales se ven alteradas dramáticamente. El consumo constante y excesivo puede dañar el corazón porque el alcohol es un tóxico para el músculo cardíaco, debilita el corazón y causa una enfermedad denominada miocardiopatía dilatata (el corazón se dilata y disminuye la fuerza de "bombeo"), generando que la persona tenga  síntomas de insuficiencia cardiaca.

 

 

Los que sufren deterioro de sus órganos fundamentales, muchas veces no toman conciencia de eso, hasta que el daño ya está muy avanzado. Pueden creer que los síntomas son a consecuencia de otras cosas, como un esfuerzo excesivo, problemas digestivos o por no haber comido por varias horas. Al sentir esos malestares creen que con el "alcohol" sentirán alivio a sus malestares, consumiendo mucho más alcohol y al final descubren que hacer esto destruye cada vez más su organismo. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0