TIPS DE LIMPIEZA PARA LA PIEL


La piel es el órgano más grande y el de mayor exposición de los seres humanos, su cuidado por tanto amerita que sea especial y constante para prolongar así su juventud y aspecto saludable.

 

En el mercado cosmético cada día se presentan nuevas y mejoradas formulas que prometen acabar con las imperfecciones de la piel del rostro, manos, piernas, glúteos, abdomen, cuello, etcétera. Sin embargo, de nada sirve contar con aliados específicos si no se sabe cómo llevar a cabo un correcto hábito de limpieza.

 

 

 

La piel es el órgano más grande y el de mayor exposición de los seres humanos, su cuidado por tanto amerita que sea especial y constante para prolongar así su juventud y aspecto saludable.

 

En el mercado cosmético cada día se presentan nuevas y mejoradas formulas que prometen acabar con las imperfecciones de la piel del rostro, manos, piernas, glúteos, abdomen, cuello, etcétera. Sin embargo, de nada sirve contar con aliados específicos si no se sabe cómo llevar a cabo un correcto hábito de limpieza.

 

En primer lugar, se recomienda un aseo meticuloso de la piel, durante el baño diario, es recomendable incorporar una esponja orgánica para exfoliar las células muertas y las partículas de polvo, hollín, grasa, etcétera.

 

La piel es 70% agua, por eso es indispensable beber al menos 2 litros diarios para mantener una excelente hidratación, a su vez, los expertos sugieren que la piel sea tratada con agua templada a fría, para ejercer un efecto astringente que ayude a cerrar los poros.

 

En cuanto a los productos, es importante ante todo reconocer el tipo de piel que poseamos: seca, grasa o mixta. A partir de ahí, es posible adaptarnos a una línea específica de cuidados para el rostro y la piel en general.

 

La limpieza de la piel debe ser a diario, y en el caso de sudoración excesiva, esta debe ser lavada al menos 3 veces al día. En el caso de las mujeres y el maquillaje facial, la norma debe ser jamás dormir sin una limpieza profunda, pues los efectos nefastos son irreversibles.

 

Entre las bondades de la naturaleza para cuidar la piel abundan los elementos, para la hidratación y como desinflamatorios por ejemplo: el aloe vera, la manzanilla y la leche o el yogurt.  

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0