El Botox y el colágeno: hasta qué punto utilizarlos


En la búsqueda de la juventud eterna, las mujeres pueden recurrir a algunas técnicas de rejuvenecimiento que no siempre son saludables, sobre todo cuando se sobrepasa un punto en el que se llega al exceso. 

 

Algunas de esas técnicas son muy famosas y usadas en todo el mundo y por supuesto colocadas de forma profesional y racional pueden hacer maravillas con el rostro, pero quienes caen en la obsesión y se aplican más de la cuenta pueden terminar muy mal. 

 

La idea es saber cuándo parar y hasta qué punto un tratamiento de belleza no es saludable, pues todo en exceso es malo y llegar un punto en que puedes o poner en riesgo tu salud u ocasionar la deformación de las facciones del rostro. 

 

 

 

 

Botox 

 

Las inyecciones de Toxina Botulínica tipo A, pueden paralizar de manera temporal los músculos para evitar la construcción de los mismos y logran un efecto suavizante en las líneas de expresión. Es una técnica muy famosa que se usa alrededor del mundo por millones de personas, y se usa más que todo para eliminar por un tiempo las arrugas de la frente, las líneas de la boca y el cuello. Puede durar entre 3 y 6 meses y el efecto suavizante es inmediato. 

 

El problema es que algunas personas quieren colocarse más cantidad de la recomendada o en un tiempo menor al que se debe, al igual que el uso de toxinas que no están aprobadas o ir a lugares de dudosa procedencia. Cuando te obsesiona demasiado es hora de parar, al igual que si no te sientes bien o notas que se está deformando el rostro. 

 

 

Colágeno 

Las inyecciones de colágeno son otras de las técnicas de rejuvenecimiento fácil más usadas en el mundo, cada día aparecen nuevos productos que tienen un tiempo de duración más largo. El colágeno convencional es utilizado para suavizar arrugas superficiales, se inyecta en la capa más profunda de la piel para integrarse a la misma y restaurar el volumen perdido.  Dura unos 6 meses.

 

Es muy efectivo en las áreas alrededor de los labios y para rellenar mejillas extremadamente hendidas. 

 

Es necesario parar con este tratamiento si se llega a un punto en que las inyecciones están afectando la salud de la piel, pues en algunos casos se realizan en lugares poco idóneos y provoca un efecto muy contrario a lo que debería. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0