Un salvavidas para tus finanzas personales


 

 

Los problemas financieros que pudieran sufrir la gran mayoría, aunque parezca mentira, no se deben a que ganen poco sino al desorden con el que llevan sus finanzas. La solución a esta situación es factible, poner orden en las finanzas personales puede generar una mejora considerable en tú vida financiera. Esfuerzo, disciplina y confianza en ti mismo son los ingredientes principales para lograr el objetivo.

 

 

Lo primero es conocer tu situación financiera actual. Debes realizar un análisis exhaustivo de la cantidad de dinero con la que cuentas, las fuentes de donde lo obtienes, en qué lo estás gastando, cómo sería tu plan de vida si te hiciera falta alguna entrada de dinero. En función de esto empieza un plan de organización de gastos.

 

Aunque cuesta, debes esforzarte y hacer ciertos sacrificios porque hay que reducir los gastos. Si te gusta comer fuera de casa, disminuye estas salidas durante un mes, al igual con las salidas al cine, compra de ropa, etc. En vez de pensar en gastos lo mejor es invertir, busca opciones de inversión las cuales te generen entradas extras, beneficios adicionales o puedas suplir ciertas necesidades sin que ello implique gastos: por ejemplo plan de salud es menos costoso que enfermarse, utilizar planes telefónicos corporativos, etc.

 

Es mejor pensar en aumentar ingresos más allá de disminuir considerablemente los gastos. En economía resulta más perjudicial bajar el consumo, pues muchos terceros a la larga salen afectados. Tomarte tu tiempo, analizar tus posibilidades y establecer tus capacidades puede abrir la mente y presentar nuevas oportunidades para percibir ingresos extras que mejoren el movimiento de las finanzas. Piensa en grande.

 

 

 

Aún cuando logres mayor entrada de dinero, debes actuar para manejar de mejor manera los gastos superfluos e innecesarios, de lo contrario jamás verás una luz.

Es mejor pensar en aumentar ingresos más allá de disminuir considerablemente los gastos. En economía resulta más perjudicial bajar el consumo, pues muchos terceros a la larga salen afectados. Tomarte tu tiempo, analizar tus posibilidades y establecer tus capacidades puede abrir la mente y presentar nuevas oportunidades para percibir ingresos extras que mejoren el movimiento de las finanzas. Piensa en grande.

  

 

Aún cuando logres mayor entrada de dinero, debes actuar para manejar de mejor manera los gastos superfluos e innecesarios, de lo contrario jamás verás una luz.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0