TRATAMIENTOS DE BELLEZA CON LASER


El láser es una tecnología muy vanguardista, no solo sirve como método de depilación, también es efectivo para el tratamiento de las manchas y el blanqueamiento de la piel. Muchos no lo saben, sin embargo, su uso es cada vez más frecuente ya que puede aportar asombrosos resultados, sobre todo en las manchas que son propias de la edad y que pueden hacerte lucir mucho mayor.

 

 

 

 

El láser se usa no solo para tratar las manchas o eliminarlas, también puede ocuparse de otros problemas como melanosis, pecas, imperfecciones, verrugas, melasma, manchas ‘color café’, cicatrices, despigmentaciones, etc. es el método perfecto si buscas eliminar alguna imperfección tanto en la cara, como en las manos, escote, etc.

 

 

Cómo se aplica el tratamiento con láser

 

Es un tratamiento que no genera dolor, quizás una sensación un poco incómoda pero no mucho más allá ya que se aplica un gel que tiene un poco de anestesia, aliviando cualquier malestar que pueda generar. Además, no deja ningún tipo de marca, quizás un poco de enrojecimiento dependiendo del tipo de piel y la edad.

 

El láser emite una fuente de energía bastante fuerte que va dirigida especialmente a las manchas de la piel, las cuales absorben la energía del láser y destruyen los pigmentos que son los responsables del oscurecimiento, sin crear ningún daño.

 

Es necesario acudir al menos entre 2 y 4 sesiones con láser. Las cuales tienen una duración promedio de unos 15 minutos y deben pasar al menos unas 4 semanas entre una y otra sesión. Desde la primera vez podrás notar una diferencia, todo depende de la cantidad de manchas y del oscurecimiento que tenga la piel, aunque para notar los cambios más grandes deben completarse el número de sesiones indicadas por el profesional. Aproximadamente luego de la tercera semana la piel recobrará su color habitual.

 

 

Recomendaciones

 

Luego de las sesiones es primordial que la persona no se exponga a los rayos ultravioletas del Sol durante las primeras 11 a 17 horas, y debe usarse protección solar en todo momento, preferiblemente de factor 50 de protección o más y que sea especial para tu tipo de piel.

 

Puede tener su vida normal durante el tratamiento, solo debe poner un poco más de atención al Sol, puede que tenga algunas pequeñas costras que se irán unos días después. También deberá aplicar una pomada antibiótica entre sesiones para evitar infecciones. Si existiera inflamación se utilizará frío local seco que ayuda a disminuir el proceso de inflamación y congestión.

 

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0