RECOMENDACIONES NUTRICIONALES EN EL EMBARAZO - PLUSPUROTIP

Latest

lunes, 24 de junio de 2019

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES EN EL EMBARAZO




Las mujeres embarazadas tienen necesidades dietéticas especiales. Deben seguir una dieta saludable no solo para su cuerpo, sino también para el desarrollo del bebé por nacer. 

La expresión "comer para dos" describe claramente esta necesidad de una mayor ingesta de nutrientes durante el embarazo. 

Lamentablemente, algunas mujeres interpretan esto como atiborrarse de tanta comida como pueden comer, sin embargo, estas no es la idea.

Lo que se espera durante el embarazo, es que las mujeres embarazadas incrementen una cierta cantidad de peso en este periodo, como podrían ser unos 10 a 15 kilos, aproximadamente. Sin embargo puede ser peligroso ganar demasiado peso a consecuencia de comer un exceso de alimentos.

Comer para dos personas no significa aumentar la ingesta de alimentos, sino que se refiere a mejorar la calidad de la dieta. Lo que las mujeres embarazadas deben tener en cuenta es que el bebé está en formación, por lo que su requerimiento de nutrientes no es igual al de un adulto.

El embarazo se rige por varios procesos complejos que requieren que las mujeres aumenten el aporte de vitaminas y minerales de su cuerpo para satisfacer las demandas de una expansión del suministro de sangre, el crecimiento de los tejidos maternos, el desarrollo del bebé, la pérdida de tejidos durante el nacimiento y la preparación para el embarazo y la posterior lactancia. 

La deficiencia de nutrientes puede llevar a problemas durante el embarazo, y estos generalmente pueden evitarse si la madre sigue una dieta equilibrada. Entre estos problemas de salud se encuentran la anemia, la presión arterial fluctuante, la preclampsia, la trombosis venosa profunda (TVP) y la diabetes en el embarazo.

Durante el embarazo, los principios básicos de una alimentación saludable siguen siendo los mismos: muchas frutas, verduras, granos integrales y fuentes magras de proteínas. 

Esto se ve ayudado por el hecho de que durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se  vuelve más eficiente en la absorción de nutrientes en el sistema digestivo. En cambio, el cuerpo no excreta nutrientes para acumular reservas de vitaminas y minerales. Sin embargo, ciertos nutrientes deben ser enfatizados en la dieta. Estos nutrientes, como el ácido fólico, el calcio, la vitamina D, el hierro, las proteínas y los ácidos grasos esenciales , son esenciales para el crecimiento y desarrollo del bebé.

Las mujeres necesitan más folato (una vitamina B), durante el embarazo para apoyar su volumen sanguíneo en expansión y el crecimiento de los tejidos maternos y fetales, y para disminuir el riesgo para el feto, que pueda tener defectos del tubo neural (NTD). Las NTD son anomalías graves del cerebro y la médula espinal. La falta de folato también puede aumentar el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y escaso crecimiento fetal. Entre las mejores fuentes de folato se encuentran las verduras de hoja verde, los cítricos y los frijoles y guisantes secos, mientras que la forma sintética del folato que se encuentra en los suplementos y alimentos fortificados (como los cereales) se conoce como ácido fólico.

Las mujeres embarazadas y en período de lactancia necesitan calcio y vitamina D para mantener la integridad de sus huesos, al mismo tiempo que proporcionan el desarrollo esquelético del feto y la producción de leche materna. La vitamina D aumenta la absorción intestinal de calcio y es esencial para que el cuerpo la use de manera eficiente. El calcio ayuda a que los sistemas circulatorio, muscular y nervioso funcionen normalmente. Si no hay suficiente calcio en la dieta de la mujer embarazada, el calcio que necesita el bebé se tomará de los huesos de la madre. Las mejores fuentes de calcio y vitamina D son los productos lácteos.

Se necesita hierro adicional durante el embarazo para aumentar la masa materna de glóbulos rojos y para suministrar al feto y la placenta en crecimiento. El cuerpo utiliza hierro para producir hemoglobina, una proteína en los glóbulos rojos que transporta oxígeno a los tejidos del cuerpo. Durante el embarazo, la necesidad de hierro se duplica, ya que el volumen de sangre se expande para adaptarse a los cambios en el cuerpo de una mujer y el bebé debe hacer que todo su suministro de sangre. La falta de hierro en la sangre puede provocar no solo fatiga y mayor susceptibilidad a las infecciones, sino que también puede aumentar el riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer. El hierro se puede encontrar abundantemente en carnes rojas magras, aves y pescado.

La proteína es crucial para el crecimiento de su bebé, especialmente durante el segundo y tercer trimestre. Obtener suficiente proteína es importante para que tanto la madre como el bebé desarrollen músculos y otros tejidos, enzimas, hormonas y anticuerpos. Buenas fuentes de proteínas se encuentran en las carnes magras, aves, pescado, frijoles, nueces y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.

Es importante que las mujeres embarazadas consuman cantidades adecuadas de ácidos grasos esenciales (EFA, por sus siglas en inglés) en su alimentación diaria para un desarrollo neuronal fetal adecuado.

Se recomienda que las mujeres durante el embarazo, realicen un seguimiento de lo que comen en un diario, para asegurarse de que su dieta incluya todos los nutrientes necesarios. 

Llevar una dieta adecuada junto con ejercicio suave,  ayudará a garantizar que tanto la madre como el bebé estén sanos y felices durante todo el embarazo y después del nacimiento del bebé

¡Qué tengas una dulce espera! .


Quizás te interese:


No hay comentarios:

Publicar un comentario