COMPORTAMIENTO TEMEROSO EN PERROS - PLUS PUROTIP

Latest

Web multitemática.

lunes, 1 de junio de 2020

COMPORTAMIENTO TEMEROSO EN PERROS


Si en lugar de alegrarse, jugar o realizar otras actividades, en compañía de un canino, y simplemente coloca su cola entre las patas y su orejas hacia atrás: es probable que este perro sufra de fobias sociales.

Es preciso que el dueño de la mascota, o directamente una persona especializada, vea su conducta: está indicando que su condición no es de alegría, sino miedo, ansiedad y estrés.

Hablar con un profesional es vital para encontrar la causa a esta condición e intentar combatirla, porque el miedo es un mecanismo de defensa.


¿Cuáles es el comportamiento general de los canes? 


Los caninos son uno de los tantos animales sociales. A la mayoría le encanta jugar, saltar y divertirse con sus más allegados. Sin embargo, cuando muestran signos de tensión, miedo u otros sentimientos negativos frente a las cosas, personas y animales desconocidos, es signo de un trauma pasado. Esta desconfianza es peligrosa, no solo para él, sino para su dueño.

Si el canino es de aquellos que gruñen cuando se acerca otro perro, le rehúye, se encoje o lo mira desafiantemente; lo más probable es que le esté transmitiendo el siguiente mensaje: “Aléjate de mi, no te acerques. Desconfío de tus intenciones.”

Un perro con ansiedad social es muy frustrante. Limita muchas acciones que, por lo general, una persona desea disfrutar con su mascota. Este mecanismo de defensa aparece cuando se expone a una situación que considere “peligrosa” o “negativa” para su salud y bienestar mental.

Lo más importante, en este punto, es saber cómo tratar o convivir junto a un perro que desarrolle estos temores. Los especialistas indican que se deben identificar en la primeras etapas de vida: tratarlos para evitar que se conviertan en fobias capaces de atormentar a los dueños o impedir que se relacionen abiertamente.


perros temerosos



¿Por qué los perros se comportan temerosamente con desconocidos? 


Por lo general, los perros que tienen miedo a lo desconocido tienen bases sólidas para justificar su comportamiento. No obstante, el dueño es el responsable de hacer que este miedo desaparezca, y, por tanto, se deben comprender las siguientes pautas:

Temor a las personas por educación mal cuidada: en muchas ocasiones se data que los principales temores de los perros radican en el accionar humano. Es recomendable, cuando un perro está en posición de alerta o a la defensiva, adoptar una posición neutra. Debemos apartar al animal de aquello que le provoca temor, pero sin exagerar la situación o alterarse.

Cuando la causa del temor proviene de los humanos se requerirá mucha paciencia para sobrellevar la carga emocional y un especialista.

Malas experiencias: todo tipo de experiencias del pasado construyen el comportamiento y futuro del canino. Si son positivas, puede suponer un gran logro; si son negativas, todo lo contrario.

Lo más aconsejable es acostumbrarlo a un nuevo ambiente, donde el peligro relacionado a su mal recuerdo no pueda “alcanzarlo,” poco a poco sentirá respecto por su entorno y los seres que le rodean.

Esto es muy usual en los perros adoptados: no todas las familias le dan el debido cariño a los caninos, o, por el contrario, jamás tuvieron una familia. Procura analizar a fondo el comportamiento y pasado del perro, conocer qué vivió es la mejor forma de entenderlo.

Falta de socialización: es muy usual que un perro, acostumbrado a estar solo durante las primeras etapas de su vida u obligado a relacionarse con un grupo selecto, tenga problemas para comportarse frente a extraños.

Esta corrección es difícil de superar en la etapa adulta de los perros, sin embargo, proveyendo el tiempo, esfuerzo y el apoyo de un etólogo o educador canino profesional, este adquirirá mayor capacidad para adaptarse a nuevas experiencias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario